Empieza bien el año, haz de tus buenos propósitos una realidad

Empieza bien el año, haz de tus buenos propósitos una realidad

En estos días las redes sociales, los blogs y las revistas se llenan de listas y consejos sobre “buenos propósitos”. Con el año recién iniciado, la buena voluntad y la intención de modificar ciertos hábitos en nuestro día a día se vuelve una bola gigantesca que acaba arrollándonos antes de que finalice el mes de enero.

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué abandonamos tan rápido nuestra intención de adquirir hábitos más saludables?

La respuesta es muy sencilla, desistimos tan pronto porque queremos hacer demasiados cambios en un período de tiempo muy corto.

Lograr un estilo de vida más sano incluye muchos aspectos: alimentación, ejercicio, estado mental óptimo, entorno adecuado… Por eso, querer transformarlo todo de golpe es a largo plazo una utopía.

Desde Nu3diet creemos que las personas pueden cambiar, pero sabemos que esta evolución hacia el lado healthy de la vida tiene que hacerse de manera consciente y poco a poco.

En el campo de la alimentación, por ejemplo, no podemos pretender pasar de seguir una dieta hipercalórica y descontrolada a un plan nutricional plagado de restricciones. Este tipo de cambios tan extremos lo único que hacen es frustrarnos y conducirnos otra vez a la casilla de salida. Así, aunque tu intención sea buena, nunca saldrás del círculo vicioso de la mala alimentación.

Para cambiar tus hábitos alimenticios debes proponerte pequeñas metas a corto/medio plazo. Cada vez que logres alcanzar una de esas metas, proponte una nueva y así hasta que un día, sin darte a penas cuenta, tu mesa será el mejor medicamento. Habrás mejorado tus hábitos y con ellos tu sistema inmunológico y con él tu salud en general. Tendrás más energía y todos aquellos alimentos ultraprocesados y perjudiciales ya no estarán ni en tu despensa ni en tu mente.

Con el ejercicio físico pasa lo mismo. Llega enero y te inscribes en un gimnasio con la intención de ir todos los días, pero en el ecuador de la primera semana acabas dejándolo. Nuestro consejo es exactamente el mismo que antes, proponte pequeñas metas y ve sumando hasta que alcances tu objetivo personal. Cuando hablamos de actividad física es mejor hacer un poco de ejercicio moderado cada día, que sobrecargarse un día y no hacer nada el resto de la semana. La clave para engancharse al deporte, si eres una persona de naturaleza sedentaria, es la moderación. Si quieres empezar a correr, por ejemplo, un buen primer paso sería salir a caminar a buen ritmo durante media hora tres días alternos a la semana (nunca intentes hacer ejercicio, partiendo desde cero, todos los días seguidos). Ve aumentando el ritmo y el tiempo paulatinamente para que tu cuerpo vaya cogiendo resistencia, mientras tú disfrutas del proceso sin obsesionarte ni presionarte.

Y así con todos los buenos propósitos que tengas para este año 2020. Porque, sea de la índole que sea, todo cambio necesita un proceso y todo proceso necesita un tiempo. Es mejor perseguir tus objetivos con calma y sin “efecto rebote”, que ir con prisa y no llegar a ninguna parte.

Deja un comentario